Home / Empresa / Importancia de los viajes de Incentivo

Importancia de los viajes de Incentivo

Importancia de los viajes de Incentivo.

Para definir la importancia que revisten los viajes de negocios, eventos, convenciones e incentivos, en el marco de la actual situación económica del país, es preciso efectuar un análisis profundo a partir de tres grandes categorías: viajes de incentivo, ferias y congresos y desplazamientos por negocios propiamente dichos.

Los viajes de incentivo son una técnica de motivación del personal de las grandes empresas (especialmente en EE.UU. y Gran Bretaña) y que consiste en ofrecer a los empleados de mayores méritos la posibilidad de realizar un viaje inolvidable antes de ser beneficiados por un aumento salarial, sometido a la declaración de impuestos. Este viaje en grupo, lo organiza la empresa.

En los EE.UU., se estima una inversión de 1.000 millones de dólares, que están en manos de grandes organizaciones especializadas en este tipo de viajes. Europa ocupa una parte apreciable de los destinos elegidos, alrededor de un tercio del total, pero se nota una concurrencia mucho mayor a los países asiáticos.

Los congresos y seminarios también juegan un rol importante, lo mismo que las ferias y exposiciones, ya que en su desarrollo se conjugan tam­bién otros objetivos más afincados a la ciencia, el arte, la cultura, la industria e inclusive al deporte.

Por otra parte, los viajes de negocios tienen un carácter mucho más difuso y dependen de la importancia económica del país elegido y de su grado de inserción en la economía internacional.

No obstante, una mención especial debe ser reservada a las visitas de empresas que, convenientemente encuadradas y organizadas, pueden consti­tuir un elemento apreciable en la estrategia de las relaciones públicas. Aunque en todos los casos, se considera a este turismo una figura compleja y sofisticada demasiado dificultosa para los organizadores de viajes de incentivo que avanzan en función de criterios muy precisos, y de la importancia y la adaptación de estructuras existentes, como los centros de congresos, salas de reuniones, hoteles de alto nivel, etc.

Todo esto implica que en este tema no hay ninguna posibilidad para la improvisación. Tal es así que, las apuestas financieras son muy elevadas. Basta recordar un ejemplo: en el caso de los congresos un participante desembolsa término medio en París unos 150 dólares dólares diarios y un congreso internacional reúne a menudo a tres mil congresistas por cinco días al mes.

Dentro de este contexto es innegable que conquistar estos mercados tiene ventajas mucho más importantes que las del flujo turístico en general y por eso este negocio es objeto de una competencia feroz entre muchos países.

La concurrencia se concentra sobre los grandes países industriales. Por supuesto los EE.UU., pero también Gran Bretaña, Alemania, Bélgica y en menor medida Suiza, Austria y otros países del sudeste asiático. Hay ciudades, en cambio, como Madrid, que han protagonizado en los últimos años un crecimiento espectacular en el mercado mundial de las reuniones. Es que la antigua tradición de Madrid como destino turístico, ha favorecido el desarrollo de una infraestructura acorde con la cantidad y calidad de servicios, elemento producido por el esfuerzo conjunto de las iniciativas públicas y privadas que desean para este sector un campo cada vez más profesionalizado y moderno.

Ciudades como Frankfurt, París y Ginebra, también han aumentado considerablemente sus receptividades para los hombres de negocios de todo el mundo. Tal es así que, para algunas ferias alemanas, ya hay reservas de hoteles que alcanzan al año 2018.

Publicado por Roberto C. Neira
http://www.openincentive.com/
http://www.travelguias.net/

About admin

Check Also

Mystery Shopping, cada vez más necesario

Mystery Shopping o Cliente Incognito. Durante las últimas décadas, el desarrollo de los mercados de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *